16/3/07

Legalizan la propiedad privada en China

La noticia, hoy, de la legitimación de la propiedad privada por votación mayoritaria dentro del parlamento de la República Popular China, tiene un indudable impacto en la teoría marxista y probablemente se convierta en fuente de referencia para el denominado socialismo del siglo XXI. Mi criterio personal es que uno puede ser zurdo y de Matanzas. Aquí les dejo la valoración del analista Carlos Carnicero, de Diariodirecto.com. Fresquecita:

Por: Carlos Carnicero

Trece años de debate parece que son muchos y sin embargo el tránsito ha merecido la pena. La Asamblea Nacional del Poder Popular China ha aprobado por amplia mayoría la equiparación de la propiedad privada a la pública y colectiva. El reconocimiento de la propiedad privada en China es el final de una era en la que el comunismo se identificó con la privación de algunos derechos individuales a favor de los colectivos, que al final siempre tenían un intérprete individual cuyo poder era el vector resultante de esa congelación de derechos.
El camino emprendido por el gigante chino es apasionante: con un crecimiento económico espectacular, el reto de homologar internamenteel inmenso mundo rural con el creciente mundo industrial y urbano tiene escalones políticos y económicos que afectarán profundamente a las estructuras sociales del inmenso país asiático.
Queda pendiente la conquista de un sistema democrático que permita el reconocimiento de todos los derechos individuales, pero no cabe duda de que se ha dado un primer paso irreversible del que da cuenta el largo periodo de tiempo que ha hecho falta para ese cambio político histórico.
El siglo XXI se consagra así como el final de una era. Corea del Norte y Cuba tienen que observar con atención lo que se ha determinado en China y que establece un mundo en el que difícilmente van a tener espacio sociedades en donde los derechos de propiedad individuales no estén reconocidos.
El desafío también es para las escuelas de pensamiento político y económico, porque las crecientes diferencias que se están promoviendo en las sociedades llamadas libres no tienen la compensación que históricamente ha motivado el deseo de frenar la expansión del comunismo. Ahora, sin esa amenaza, las correcciones entre las desigualdades necesitan impulsos ideológicos positivos que la izquierda moderna no termina de precisar. Ese es el contrapeso necesario a la magnífica noticia que nos llega de China.

1 comentario:

aretino dijo...

El Gentle. ¡Efectivamente! te me adelantaste con esta noticia pues pensé que valdría la pena referirla. Ayer lo escuché por la CNN y me pareció un paso super importante no sólo para China, sino también para aquellos que ven a China como "modelo económico" independiente de las alternativas históricas.
Saludos