5/1/07

¿Dónde se tranca el dominó?

Por: Enrique Soldevilla

La actitud beligerante del llamado "exilio radical violento" es una constante que impide una mayor tolerancia del gobierno cubano. No estoy de acuerdo en sobredimensionar "el miedo" como factor; sí, gravita entre cualquier segmento social discrepante del gobierno, pero no llega a convertirse en la base de sustentacion del sistema. Para mi, el factor principal que frena un cambio (y esto refleja la genuina conciencia social mayoritaria de los ciudadanos de la isla) es la falta de una alternativa sociopolítica viable. ¿Que se le ofrece hoy al pueblo cubano como alternativa, una "democracia representativa" al estilo latinoamericano, que por haber estado plagada de clientelismo político, corrupción y venalidad precisamente fue superada en 1959 por el proyecto actual? ¿Una "democracia" de ese corte cuya finalidad seria cercenarle prestaciones sociales gratuitas que el pueblo cubano mayoritariamente asume como ya incorporadas a su calidad de vida?

Son cuatro los factores que actuan de conjunto y complican el transito hacia lo que pudiera llamarse una "socialdemocracia a la cubana":
1- La simbiosis clientelismo Washington-exilio confrontador.
2- El miedo moral de la poblacion, determinado precisamente por esa simbiosis antes referida.
3- La incertidumbre popular ante la falta de un proyecto alternativo y su negativa a aceptar como alternativo el modelo "democracia representativa".
4- La falta de voluntad política real,de todos los actores involucrados, para cambiar la postura confrontativa por la de la busqueda de un concenso racional de entendimiento.
Además, veo un error de base: el exilio intransigente, y otros segmentos arrastrados por este, debido a su simbiosis clientelista con Washington, no aceptan la realidad del hecho histórico, inexorable, de que en la isla hubo un proceso diferente, que existe, y que es con ese con quien hay que negociar los conflictos, no con un gobierno imaginario, de fantasia, que no existe.
© 2007 Copyright E. Soldevilla E.

3 comentarios:

Jose Antonio dijo...

Dige anterioremente en otro blog, que estoy deacuerdo en estos cuatro puntos. Sinembargo hay matices en cada uno de ellos, que en realidad no puedo debatir correctamente, porque no se como manejar esta computadora para cuadrar la caja esta de comentarios, que no tape tu articulo en cuestion. De manera que no puedo leer todos los puntos mientras escribo.
Deficiencias mias aparentemente.
Solo de pasada puedo decir que si, el MIEDO existe en ambas orillas geograficas. Y no es tan secundario como tu expresas, dado que esta creado por el lenguaje de guerra, adscrito a ambas partes de la polarizacion. Donde se ha enfatizado el concepto de enemigo a muerte en ambos lados, llevado a doctrina politica. Lo unico capaz de atenuar o disminuir ese miedo es procesarlo en el discurso, mientras no exista el contacto humano.
En cuato al final del articulo, que es lo mas visible que tengo en la pantalla. Si el exilio intransigente, no acepta el hecho historico de que en la isla existe una realidad con la que hay que negociar, es porque parte de una posicion de fuerza, sin concesiones. Y sobre esta me refiero a la concesion de la Isla entender que existe una emigracion politica,no economica, cuyo miedo es ser desbancada de sus razones historicas de haber sido. Y no me refiero a los batistianos, ni a los militantes violentos. Sino a los que se sienten "excluidos" de un proyecto con enfasis en un futuro, que tambien niegan sus raices de 48 anos.

Elgentleman dijo...

Es cierto que existen muchos topicos a incorporar en una agenda nacional cuando se organicen las conversaciones, y uno de ellos debe ser la inclusion de la emigracion no beligerante, en una primera etapa. Todos los actores deben poner de su parte y pensar unicamente en la reconciliacion nacional, aun en el escenario de lallamada "sucesion", pues de otro modo lo que se logra es la perpetuacion de la bipolaridad y la confrontacion.

Jose Antonio dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Parece un parrafo mio (se que no lo es, digo parece) en mi primer escrito en Exilio ( I, II y III). donde abogo por el dialogo, y critico duramente el exilio. Siempre ha sido para mi inconcebible otra alternativa que negociar con el gobierno actual. Aunque hubo mucho de convencimiento en el exilio (antes de esta nueva etapa en que ha entrado Cuba),que tanto las ofertas de negociacion de Carter, como el levantamiento del embargo, no eran verdaderamente deseados por Fidel Castro, dado su compromiso internacional de liderazgo antiimperialista. Al menos esa fue tambien la opinion de Felipe Gonzalez en su tiempo, y lo es hoy de Lula da Silva.
Pero estamos en una nueva etapa. Y ahora es Raul Castro, y sera una administracion Democrata en USA. Y habra menos numero de radicales en ambos lados, siendo cada vez mas los de Cubanidad y Cubania, que los de Anticubania (usando una definicion sobre la literatura cubana, de Abel Prieto). Pero aun asi, junto al aperturismo economico, para que ocurra el social, solo tiene que llevarse a cabo el Dialogo. Este seguira polarizado, mientras no comience la validacion de los dolores, y el respeto a las ideas aunque resulten extremistas de ambas partes. Esto es otro tipo de miedo. Variante del Miedo general.
La negacion del contrario no lograra nunca un cambio real. La admision, de que quiero entender, por que' eres contrario, es el comienzo del dialogo.
Este debe comenzar por la intelectualidad, que es la que en primera instancia le ofrece el sustrato teorico a los Gobiernos.
El "intercambio familiar" seria solo significativo, amoldandose al ejemplo intelectual de iniciativa.
Cuba tiene la capacidad, sin el liderazgo estadounidense (contrario a lo que piensa mayoritariamente el exilio) de desarrollar la Republica mas moderna de este siglo, quizas, solamente, sin la mentalidad de las dos orillas.
Fijemonos en los avances de ese exilio dentro de las estructuras del gobierno en USA. Unidos al gobierno de la Isla, serian capaz de modificar no solo la politica exterior hacia Cuba, sino en la esfera mundial.
Unidos esos dos talentos de las dos orillas, todo es posible. Lejos de gravitar en la paranoia del desbancamiento y la exclusion mutua, es mas ideologia positivista (Si, la de los ingleses, dada la realidad inesorable de las 90 millas, reconocer el esfuerzo colonizador cubano surfloridano y garantizarnos, como pueblo sin dos orillas una influencia mas fuerte pro CUBANA en USA, que cualquier influencia a ejercer en la Isla por un embajador.
El miedo al Revanchismo es real, pero un primer paso para deshacerlo es con "la validacion de ideas". Postura que considero contraria a batalla de ideas.
Creo que me pase de raya en la extension de este comentario.