28/1/07

El chiste de los domingos

En las olimpiadas el entrenador le advierte al luchador cubano: “No permitas que el búlgaro te aplique la llave 8, porque si te la aplica él vuelve a ganar el oro por tercera vez consecutiva”. Empieza la competencia y el búlgaro agarra al cubano y lo tuerce y le aplica la llave 8, pero de repente el cubano se suelta y, aturdido, nota que el árbitro le levanta un brazo y lo declara campeón. La prensa se abalanza sobre el cubano y le pregunta cómo logro evadir la famosa llave 8. El cubano, todavía medio aturdido responde: “Cuando el búlgaro me dobló yo lo que vi fueron dos bolsas frente a mi cara y las agarré con los dientes…y ustedes no se imaginan la fuerza que le entra a uno cuando se muerde sus propios huevos”.

1 comentario:

St. Jose dijo...

Aggghhhh!!!...jajajaja...pero qué dolor!!!
jajajajaa.

Un domingo más...bien hecho!...jeje.

Saludos!